meritbetmeritroyalbet girişmeritroyal betmadrid betelexusbetelexusbet giriş A 42 años del inicio de la Operación Colombo | Museo de la Memoria y los Derechos Humanos
A 42 años del inicio de la Operación Colombo

A mediados de 1975, el aparato de propaganda de la dictadura comenzó a pautear a los medios para ocultar los secuestros, restarles importancia y desacreditar a los denunciantes. El Caso de los 199, también conocido como Operación Colombo, fue uno de estos montajes realizados por la DINA  para encubrir la incómoda situación de los presos desaparecidos.

“Dos mil marxistas reciben instrucción en Argentina” y “se organizan guerrillas en contra de Chile”, titularía el diario La Segunda el 12 de junio de 1975, en relación al paradero de los 119 jóvenes chilenos que, entre el 27 de mayo de 1974 y el 20 de febrero de 1975, habían sido detenidos, y “a los cuales se da por desaparecidos en Chile y que las organizaciones internacionales al servicio del marxismo dan por asesinados”.

La portada de La Segunda sería la primera de una seguidilla de publicaciones que se encargarían de informar sobre la supuesta formación guerrillera de (en su mayoría) militantes del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), comprobando que “gran parte de las denuncias sobre asesinatos y desapariciones de izquierdistas en Chile son inventadas y que estos individuos gozan de buena salud en el extranjero”, según una editorial publicada por El Mercurio el 11 de julio de 1975.

La campaña de desinformación alcanzaría su punto más álgido en julio de ese año, cuando 2 publicaciones extranjeras se crearon exclusivamente para dar a conocer el paradero de los 119: la revista LEA, en Argentina, que publicó una lista con 60 miristas muertos por sus propios compañeros en disputas internas; y el diario brasileño O’Día, que informaba de 59 miristas abatidos en Salta, Argentina, por fuerzas de seguridad, pese a lo inverosímil que podía parecer que una revista desconocida y un modesto diario de provincia conocieran al detalle la nómina de supuestos guerrilleros.

Como parte del montaje, la prensa chilena reprodujo esas informaciones y se sumó a la campaña de desprestigio de las denuncias. De ahí el titular de La Segunda “Exterminados como ratones” y la editorial de El Mercurio (con fecha 25 de julio de 1975) que apela a los políticos y periodistas extranjeros que se preguntaron por la suerte de los miembros del MIR y culparon al gobierno “tienen ahora la explicación que rehusaron aceptar”.

Sin embargo, organismos de derechos humanos y abogados denunciaron en la época la falsedad de esas aseveraciones y, posteriormente, el Informe de la Comisión de Verdad y Reconciliación determinó que esas 119 personas fueron detenidas, torturadas y hechas desaparecer en Chile. De esta manera, en 2004 se dictó una resolución que quedó en la historia de justicia sobre violaciones a los derechos humanos, cuando el ministro de fuero Juan Guzmán procesó a 16 ex agentes de la DINA, varios de plana mayor, por 34 víctimas de los 119. Este primer procesamiento selló la certeza jurídica que terminó por echar abajo uno de los montajes más grandes del régimen.

Foto: Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos. Santiago, julio de 1984.
Fuentes: Memoria Viva y Exilio chileno
Otros contenidos que podrían ser de tu interés