meritbetmeritroyalbet girişmeritroyal betmadrid betelexusbetelexusbet giriş Atentado contra Orlando Letelier, una historia de persecución y muerte | Museo de la Memoria y los Derechos Humanos
Atentado contra Orlando Letelier, una historia de persecución y muerte

Era un 21 de septiembre de 1976, cuando  el auto en el que viajaba Orlando Letelier junto a su secretaria Ronni Moffitt y el esposo de ésta, estalló en pleno centro de Washington,  EE.UU., convirtiéndose así en el primer acto terrorista de un gobierno extranjero en la capital estadounidense. Pero lo que se transformaba en un triste hito de la historia nacional, no era más que el desenlace que Augusto Pinochet y agentes de la DINA –bajo las órdenes de Michael Townley–  habían decidido para el ex canciller de Salvador Allende. Esto, luego de someterlo a detenciones, torturas y exilio, para privarlo finalmente de su nacionalidad sólo 11 días antes de arrebatarle la vida.

Un testimonio que expresa cómo fueron los últimos días de Letelier es el de su esposa Isabel Morel, quien relató en 2016 cómo debió soportar constantes amenazas que le “advertían” del peligro que corría su esposo. “Me llamaron y me preguntaron ‘¿es usted la señora Letelier?’ Dije que sí y se rieron, “no, usted es su viuda”“.

Una vez ocurrido el atentado, el repudio de los gobiernos de todo el mundo no se hizo esperar y el Congreso de Estados Unidos responsabilizó del atentado a los servicios de inteligencia del régimen militar de Augusto Pinochet, exigiendo una investigación que sancionara a los culpables.

Como respuesta a las sanciones internacionales, la junta militar decidió poner fin a la DINA, la que a los pocos meses fue reemplazada por la Central Nacional de Informaciones (CNI).

En 1978, Michael Townley fue extraditado de Chile a los Estados Unidos, donde confesó haber efectuado el atentado. Fue sentenciado a diez años de cárcel, pero lo pusieron en libertad antes de tiempo, como parte de un programa de protección de testigos.

A pesar de las pruebas que inculpaban a la DINA y a agentes anticastristas vinculados a la CIA, los tribunales cerraron la causa que sólo logró ser reabierta tras el retorno a la democracia, siendo su jefe, Manuel Contreras, sentenciado por este crimen en 1993.

Augusto Pinochet nunca fue acusado por el crimen.

Otros contenidos que podrían ser de tu interés