meritbetmeritroyalbet girişmeritroyal betmadrid betelexusbetelexusbet giriş El drama de los miles de desaparecidos en guerra interna de Perú llega a Chile | Museo de la Memoria y los Derechos Humanos
El drama de los miles de desaparecidos en guerra interna de Perú llega a Chile

Santiago (AFP).- La dramática búsqueda de los casi 13.000 desaparecidos que dejó la guerra interna que vivió Perú entre 1980 y 2000 se exhibe en Santiago en una exposición fotográfica que busca sensibilizar sobre una situación que toca a varios países de América Latina.

La muestra, “Desaparecidos: entre la búsqueda y la esperanza”, presentada por el Comité Internacional de la Cruz Roja en el Museo de la Memoria de Santiago, exhibe desde este viernes el trabajo de siete fotoperiodistas que plasman en 48 imágenes exhumaciones, restitución de restos o el profundo dolor e incertidumbre de los familiares que intentan encontrar a sus seres queridos.

Exhibida por primera vez fuera de Perú, busca entregar “un mensaje sobre la importancia del trabajo de acompañamiento a las personas que están buscando a sus seres queridos”, dice a la AFP Philippe Guinand, jefe de la delegación regional del CICR para Perú, Bolivia y Ecuador.

Los fotógrafos peruanos José Atauje, Marina García, Miguel Mejía y Max Cabello, el italiano Giorgio Negro, la estadounidense Nadia Shira Cohen y el argentino Rodrigo Abd conforman esta exposición, una suerte de tributo a familias peruanas que llevan 30 años en la búsqueda de sus seres queridos.

Además de Perú, las desapariciones de personas por motivos políticos, dictaduras o conflictos armados también se vivieron en otros países de América Latina, como Chile, Argentina, Uruguay, Brasil o Colombia.

“En América Latina es un fenómeno que está tocando a muchos países”, sostiene Guinand, quien hace la salvedad, no obstante, de que a diferencia de otras regiones del mundo, aquí “aunque los progresos son lentos y a veces un poco frustrantes, sí existen respuestas concretas”.

-Dos décadas de violencia

La violencia armada en Perú, entre los años 1980 y 2000, afectó especialmente a las zonas rurales pobres, a indígenas quechuas y amazónicos.

Según el Plan Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de Perú, publicado en diciembre de 2016, son más de 13.000 personas las desaparecidas como consecuencia de este periodo de violencia.

A nivel nacional, desde el año 2003 equipos de forenses especializados del Ministerio Público han desenterrado más de 3.000 cuerpos y entregado más de 1.600 de ellos a sus familiares.

El oriental departamento de Ayacucho concentra alrededor del 40% de las víctimas mortales. En algunas zonas de este departamento hay en promedio un entierro cada tres kilómetros cuadrados, de acuerdo a datos entregados en la exposición.

Uno de sus distritos, Chungui, fue el más golpeado, con 1.381 personas desaparecidas.

Las consecuencias de las desapariciones sobre los deudos están siendo progresivamente abordadas por el Estado peruano, de acuerdo a Susana Cori, responsable del programa de personas desaparecidas del CICR.

Cori destaca como uno de los principales hitos la promulgación, en junio de 2016, de una ley de Búsqueda de Personas Desaparecidas que establece un registro nacional de desaparecidos y de sitios de entierro y promueve el proceso de búsqueda.

“En Perú, existe mucha información en distintas entidades pero no existía una institución que tuviera una mandato especial de búsqueda y entrega de los restos”, dice la experta a la AFP.

La Comisión de la Verdad y Reconciliación, que cifró en total en unas 70.000 personas las que murieron y desaparecieron fruto del conflicto, estableció que la guerrilla maoísta Sendero Luminoso fue la principal perpetradora de delitos de lesa humanidad, aunque las fuerzas armadas incurrieron también en graves crímenes masivos contra poblaciones campesinas.

Otros contenidos que podrían ser de tu interés