meritbetmeritroyalbet girişmeritroyal betmadrid betelexusbetelexusbet giriş El grito de catarsis de las víctimas al informe de la Comisión de la Verdad de Colombia | Museo de la Memoria y los Derechos Humanos
El grito de catarsis de las víctimas al informe de la Comisión de la Verdad de Colombia

29 de junio, 2022

Después de más de tres años, la Comisión de la Verdad colombiana publicó su informe con hallazgos y recomendaciones sobre cerca de 50 años de conflicto. En el acto habló el presidente de la Comisión, Francisco de Roux, y el presidente electo colombiano, Gustavo Petro. Pero las víctimas también tuvieron protagonismo en el evento. 

-“No olviden el genocidio contra los gaitanistas en Colombia. Soy María Gaitán, nieta de Jorge Eliécer Gaitán.” 

Fue el primero de los gritos de interrupción durante la entrega del informe final de la Comisión de la Verdad en Colombia. Y fue en uno de los principales teatros de Bogotá que, lleva por nombre, precisamente, Jorge Eliécer Gaitán. 

En ese momento, las 1.600 personas presentes se paralizaron: su abuelo fue asesinado el 9 de abril de 1948, cuando estaba cerca de convertirse en el primer presidente de progresista de la historia. Ese magnicidio dio lugar a años de violencia, que fueron el germen del conflicto que ha tratado de entender la Comisión de la Verdad desde 1958 hasta 2016. 

Con su abuelo había empezado todo, y, este martes, como si fuese el fin de un ciclo de violencia incesante, estaba presente en el teatro Jorge Eliécer Gaitán el primer presidente electo de izquierda de la historia de Colombia, Gustavo Petro.

Al grito de liberación de María Gaitán se le unieron otros: de indígenas y afrodescendientes, de las víctimas de violencia sexual o de los familiares de los jóvenes presos y asesinados tras el paro nacional de 2021. 

Eran gritos, quizás, de oposición. Tal vez de reivindicación. Pero sobre todo fue una catarsis colectiva en un teatro que acogió un momento histórico en el que Francisco de Roux, el presidente de la Comisión, trató de explicar lo que pasó y dio las recomendaciones, acompañado de los otros 9 comisionados, para que no vuelvan a ocurrir los episodios más oscuros de la historia de Colombia. 

Un evento con víctimas y victimarios del conflicto en Colombia

Marina Velasco no olvidó llevar a la entrega del informe la prenda que le acompaña desde 2003. Una foto colgada del cuello de su marido, Carlos Eduardo Suárez, un camionero desaparecido en un territorio controlado por paramilitares. Nunca fue parte del conflicto, solo fue uno de los más de 121.000 desaparecidos, según ha establecido en su informe la Comisión de la Verdad. Para Marina, su publicación es una forma de entender qué pasó y qué llevó a esos actores armados a no dejar rastro de su marido. 

David Ruíz pertenece a la plataforma LGBTI por la paz y fue víctima de violencia sexual en el conflicto. “Este informe es histórico para Colombia y América Latina”; por primera vez en una Comisión de la Verdad un capítulo irá dedicado a la violencia contra las mujeres y la población LGBTIQ. También habrá capítulos pioneros de exilio y de poblaciones étnicas. 

Entre actos, este martes, el hall del Teatro Jorge Eliécer Gaitán también fue un espacio de un encuentro por la paz. Y no ha habido pocos: desde el 28 de noviembre de 2018, la Comisión de la Verdad ha recogido alrededor de 30.000 testimonios en todo el país, concluyendo que el 80% de las víctimas del conflicto fueron civiles. 

El informe es el resultado de los acuerdos de paz de 2016 entre el Estado y las FARC, que dieron lugar al Sistema Integral para la Paz, donde además de la Comisión están la Unidad de Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas y la Jurisdicción Especial para la Paz, la única con atribuciones judiciales. 

Al acto también asistieron victimarios, que en el tiempo en el que ha tenido mandato la Comisión de la Verdad, han hecho acciones de reconocimiento con sus víctimas y enemigos. Rodrigo Londoño, alias ‘Timochenko’, quien fuera comandante de las FARC participó en agosto de 2021 en un acto de reconocimiento con Salvatore Mancuso, excomandante paramilitar. Hoy celebra la publicación del informe: 

“Como fue el nacimiento de mi hijo de la paz hace 3 años, este es un día feliz. Es la llegada a una de las tantas metas que nos fijamos en La Habana para conseguir la reconciliación de Colombia.”

La promesa de terminar con “200 años de soledad”

Fuentes cercanas a Gustavo Petro aseguraban, antes del acto, que preferían que no hablase. Finalmente lo hizo. Las víctimas han visto una esperanza en el presidente electo y en su fórmula vicepresidencial, Francia Márquez.

Se ven reflejadas especialmente en esta última por su condición de afrodescendiente, víctima y desplazada del conflicto. Las ovaciones eran constantes, y por momentos, hasta parecía que se estaba viviendo la continuación de la celebración electoral del 19 de junio. Muy diferente era cuando se nombraba al presidente saliente Iván Duque; seguían abucheos por su ausencia en el acto y su constante enfrentamiento con la Comisión de la Verdad.

En ese clima, Petro subió a recoger el informe de manos del padre De Roux, el presidente jesuita, doctor en Economía por la Universidad de la Sorbona de Francia e histórico defensor de la paz en Colombia. Fue la primera aparición pública del presidente electo, que prometió llevar las recomendaciones de la Comisión a todo el país. 

También tuvo tiempo de corregir al Premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez.

Petro, quien fuera el comandante Aureliano en su época de guerrillero del extinto M-19, dijo que ya son 200, los años de soledad y se atrevió a decretar su final:

“Las nuevas generaciones sí van a tener una segunda oportunidad”. 

Fuente: France24

Otros contenidos que podrían ser de tu interés