meritbetmeritroyalbet girişmeritroyal betmadrid betelexusbetelexusbet giriş Museo inaugura exposición en honor al diplomático sueco y Embajador Harald Edelstam | Museo de la Memoria y los Derechos Humanos
Museo inaugura exposición en honor al diplomático sueco y Embajador Harald Edelstam

Defensores de los Derechos Humanos es una obra del artista sueco Carl Adam Cronstedt y estará hasta el 30 abril, de martes a domingo de 9:00 a las 18:00 en la explanada (patio exterior).

La muestra de 30 ilustraciones ha recorrido distintas partes del mundo bajo el nombre “Human Rights, Civil Courage and Heroes” en la que aparecen retratos de personas anónimas hechas por el artista sueco Carl Adam Cronstedt, y que son puestas con relación a biografías de personas que han tenido un absoluto compromiso y consecuencia con la defensa de los derechos humanos en el mundo. Entre ellas destacan el embajador sueco Harald Edelstam, la Premio Nacional de Derechos Humanos 2011, Viviana Díaz, y la chileno-sueca asesinada en el Congo, Zaida Catalán.

A la inauguración fue encabezada por la presidenta de la Fundación Edelstam y nieta del embajador sueco, Caroline Edelstam, el diputado Tucapel Jimenez, el embajador de Suecia, Jakob Kiefer, la Presidenta del Instituto Chileno Sueco, Anna-Karin Gauding, la Premio Nacional de Nacional de Derechos humanos, Viviana Díaz, el abogado de Derechos Humanos e integrante del Instituto Nacional,  el director ejecutivo del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, Francisco Estévez.

El director Ejecutivo del Museo de la Memoria, dijo que “hablar de Defensores de Derechos Humanos es hablar, ante todo, de humanos: de personas muchas veces anónimas que, a través de acciones en espacios cotidianos, pequeños y próximos, piensan en el otro, en las personas que ven día a día o en aquellas que no ven, pero que son víctimas de la injusticia, de la desigualdad de oportunidades, de la discriminación constante; y actúan para fomentar el respeto, para dignificarlas y defender lo que a ellos les pertenece”.

Para Caroline Edelstam, esta exposición resalta el coraje cívico de las personas en la defensa de los  derechos humanos, “tal como mi abuelo, quien, con ribetes de héroe venció el miedo para ayudar a otros. En Chile en 1973, en su calidad de embajador, rescató y protegió a numerosos perseguidos políticos después del golpe militar de Augusto Pinochet. Es imprescindible este tipo de coraje para cuestionar leyes injustas, y sistemas políticos represivos y salvar a personas de peligros inmediatos, discriminación y marginalidad”.

Anna-Karin Gauding, agradeció la oportunidad de estar nuevamente en “nuestra casa ya que hemos estado presentes en todos los homenajes a los suecos que estuvieron presentes en la solidaridad con Chile. Edelstam es una figura muy importante que no debemos olvidar nunca”. De la misma forma el diputado Jimenez resaltó la exposición ya que “mantiene viva esta memoria y debiera ser parte de la identidad de cada ser humano porque debemos aprender del pasado para vivir un mejor futuro”.

Harald Edelstam (1913-1989).

El embajador Harald Edelstam se distinguió como diplomático por su profesionalismo, su valor y coraje civil en la lucha por la defensa de los derechos humanos. Fue un temprano exponente y símbolo de lo que hoy conocemos como la “responsabilidad de proteger” y sus acciones memorables contribuyeron a salvar numerosas vidas.

Se dio a conocer internacionalmente por su destacada e incansable labor en defensa de los derechos humanos, cuyas máximas expresiones se dieron durante la Segunda Guerra Mundial, cuando protegió y rescató a cientos de judíos y a miembros de la resistencia, así como en Chile, donde rescató y ayudó a numerosos perseguidos políticos después del Golpe Militar en septiembre de 1973.

Proveniente de una familia noble, Harald Edelstam nació el 17 de marzo de 1913, en Estocolmo, Suecia. Sus primeros estudios los realizó en la academia militar de Kalberg, y posteriormente cursó Derecho, en la Universidad de Estocolmo. En 1939 se graduó como jurista y ese mismo año ingresó al Ministerio de Relaciones Exteriores de Suecia, realizando su primera misión como agregado diplomático, en Roma, Italia.

En 1941, en plena Segunda Guerra Mundial, fue enviado a la embajada sueca en Berlín y luego fue asignado a Oslo, entre 1942 y 1944. En Berlín, Edelstam ayudó a familias judías perseguidas por el régimen nazi, y en Oslo protegió a miembros de la resistencia contra el gobierno pronazi de Noruega. Fe entonces que adquirió el apodo Clavel Negro –Svarta nejlikan, en sueco– que conservó el resto de su vida.

Entre 1948 y 1968 estuvo destacado en La Haya, Varsovia, Estambul, Indonesia y Filipinas, y en 1969 asumió como embajador en Guatemala, desde donde también representó a Suecia ante otros países centroamericanos. En años donde ese país vivía un serio conflicto armado, Edelstam se reunió con grupos y organizaciones populares que luchaban por los derechos humanos y denunció públicamente las violaciones a estos derechos en Guatemala.

En 1972 llegó a Chile, que en ese entonces era gobernado por el Presidente Salvador Allende, representante de la coalición de izquierda Unidad Popular, y que fue derrocado por el golpe militar del 11 de septiembre de 1973.

Inmediatamente después del Golpe, Edelstam protegió y ayudó a personas de distintas nacionalidades, solicitando para ello apoyo a otros diplomáticos. Dio asilo a más de 500 perseguidos políticos chilenos, salvó a 40 refugiados uruguayos de ser fusilados en el Estadio Nacional, en ese entonces transformado en una cárcel para presos políticos por el gobierno de Augusto Pinochet. Edelstam trasladó personalmente a los refugiados que salvó en el vehículo de la embajada hasta el avión que los sacó de Chile.

Asimismo, entró e izó la bandera de Suecia en la embajada cubana, en esos días asediada y atacada por los militares, declarándola parte de la embajada sueca. A través de ello, salvó a los diplomáticos y refugiados chilenos que se encontraban al interior de la sede.

La dictadura militar lo declaró Persona Non Grata, por lo que tuvo que abandonar Chile en diciembre de 1973.

Terminó su carrera diplomática en Argelia, donde se desempeñó como embajador de 1974 a 1979. Falleció el 16 de abril de 1989.

La Fundación Edelstam plantea una visión humanista, basada en los valores y principios que se encuentran expresados principalmente en la Declaración de Derechos Humanos de las Naciones Unidas de 1948, además de las convenciones que le siguen y derecho público aceptado internacionalmente. La fundación es una organización política y religiosamente independiente. La Fundación Edelstam es una organización sin fines de lucro registrada en Suecia, con sede en Estocolmo, y es representada por embajadores en Londres, Hamburgo, Nueva York, Concepción (Chile) y Montevideo (Uruguay). (Fuente Fundación Edelstam).

 

 

Otros contenidos que podrían ser de tu interés