El reflejo, la primera performance de la serie In-Situ de Janet Toro | Museo de la Memoria y los Derechos Humanos
El reflejo, la primera performance de la serie In-Situ de Janet Toro

Una reflexión sobre los espacios cohabitados en la vida, reflejarse en el otro y olvidar las diferencias, en una mirada obligada por los ojos de un ser humano que, para unos pocos, su presencia causa controversia, como consecuencia de la ignorancia y unos argumentos débiles. Ese fue el “El reflejo” de Janet Toro.

Desde el museo, comenzaron a salir individualmente nueve personas vestidas de blanco y negro. Una vez ubicados en su lugar, sostuvieron por un par de minutos un lienzo blanco, mostrándolo al público presente.

Los personajes: nueve migrantes, residentes en Santiago de Chile. La performance continuó mientras muchos de los espectadores no entendían qué ocurría, se preguntaban quiénes eran éstos sujetos y por qué hacían aquello.

De pronto, un paseo proyectado de los protagonistas se extiende hasta la vereda de calle Matucana, frontis de nuestro museo. Los espejos se comienzan a desenmascarar, y con su exhibición, los espectadores nos pudimos reflejar en migrantes tan iguales a nosotros.

Las selfies iniciaron su viaje por las redes sociales, y la incomodidad de algunos fue evidente. El espejo actuó como símbolo de la imaginación y conciencia. Nos detuvimos obligados a una mirada introspectiva; a quien afirmaba aquel reflejo, y a uno mismo.

Otros contenidos que podrían ser de tu interés