Emotiva performance “Muñeco-Memoria” fue protagonizada por familiares de víctimas de la dictadura | Museo de la Memoria y los Derechos Humanos
Emotiva performance “Muñeco-Memoria” fue protagonizada por familiares de víctimas de la dictadura

La Compañía Muñecos en Tránsito mostró el cierre de su taller “Muñeco y Memoria: el gesto teatral de la reparación” en el auditorio del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos. Este taller, desarrollado entre abril y noviembre, fue guiado por la actriz Andrea Markovits y el artista visual Polo Fernández, en el que participaron sobrevivientes a la dictadura; familiares de víctimas, además de personas adherentes a los derechos humanos y la memoria colectiva.

En una performance de expresión con música nostálgica y de circunstancia, que en palabras de Markovits, la guía de éste proceso se resume a “una performance que se aleja del teatro, sólo hace un guiño a él, y se detiene en la terapia”, comenzó la jornada cargada de emotividad. La música comienza y se repite, mientras 14 sillas están dispuestas en el escenario del auditorio. Entre la expectación de los asistentes, aparece el primer muñeco de tamaño real, aparentemente articulado por su creadora, una señora danzando con la imagen de un ser querido.

Entre bailes, objetos simbólicos como maletas; bufandas, flores, vestidos, fotografías, cactus y peluches, destacaba la diversidad y diferencias de los muñecos que se unían en la expresión de sus recuerdos y el dolor. De pronto, uno de los muñecos muestra un lienzo con el mensaje “Sólo la lucha nos hará libres” simula escribir un muñeco, quien a través de su creador, empuña el brazo firmemente.

La performance se constituiría sucesivamente, sumando 14 escenas que hilarían la experiencia colectiva de los asistentes al taller. Cada integrante, expresaba de alguna forma, tener que lidiar con el sufrimiento, y cuando cada muñeco terminaba su escena y se dirigía a su asiento, todos los muñecos observaban al muñeco que se incorporaba al grupo de quienes permanecían sentados, exaltando la conmoción en los espectadores de la función. Una vez terminado el espacio de los  muñecos, entre ellos circula de mano en mano, la foto de un detenido desaparecido.

Finalizada la inquietante muestra, se llevó a cabo un conversatorio con el público asistente, en el que participó la historiadora Ximena Goecke junto a Eliana Zamorano, madre de Luis Guajardo, detenido desaparecido. Una exhibición que sin duda, evidencia la enriquecedora experiencia que vivieron los asistentes al taller Fondart 2015, que buscó la sanación a través de la construcción de un objeto capaz de expresar sus propias emociones en invisibles representaciones de ellos mismos.

Mira la galería de imágenes

Otros contenidos que podrían ser de tu interés