La reclusión y la construcción social decadente fueron los temas de “distopía”: la cuarta performance de la serie In-Situ | Museo de la Memoria y los Derechos Humanos
La reclusión y la construcción social decadente fueron los temas de “distopía”: la cuarta performance de la serie In-Situ

Janet Toro vestía de negro mientras subía por la explanada del museo; descalza, serena y algo ansiosa. Sus manos estaban empuñadas con cilindros similares a unos cigarrillos. Toro ingresa a una caseta que no medía más de 2×2 metros y da comienzo a su nueva performance.

La pequeña habitación pintada de blanco disponía de ocho mirillas, para observarla desde ocho ángulos diferentes; tres en las paredes más largas y 2 en las más angostas. Al mirar a la artista una vez inserta en su claustro a través de estos dispositivos, la autora permanecía sentada en silencio, sólo hundiéndose en sus pensamientos. Mientras afuera los espectadores estaban llenos de curiosidad, adentro un cuaderno de escritura acompañaba la euforia del momento, tal vez  para la artista, esta sería una forma de matar el ocio, pues recién habrían pasado unos 20 minutos desde el inicio y esta performance se extendería por aproximadamente 7 horas.

Luego de una pausa en su escritura, los curiosos transeúntes que se atrevían a observar, quedaban impresionados al ver a una mujer recluida, pues no entendían qué ocurría. El calor del día no ayudaba, y debilitaba los ánimos de la protagonista.

El acto de Janet, fundaba una crítica a la forma humana de vivir, una clara alegoría a los lugares reducidos y las realizaciones negativas de la sociedad; como son los aposentos saturados de personas que viven en las grandes metrópolis, los visores voyeristas que simulaban a las cámaras de vigilancia propias de un estado policial, y la actitud depresora de quien habita estos lugares. En esta ocasión la distopía se explicaba como una apología a un lugar imaginario, donde habita una sociedad idealizada llena de características negativas.

De pronto, al volver a observar al interior del cuarto, lo que parecían ser unos cigarrillos eran realmente unas tizas y se encontraban a una esquina del cuartucho. Eran las 18 horas, cuando la artista evacuaba la pequeña habitación. Con tizas en sus manos, escribe en el suelo las siguientes palabras: utopía negativa, construcciones sociales, piezas de empleadas; hacinamiento, espacios cerrados, zonas de exclusión, guetos, pobreza, aislación, reclusión, peepshow (una exposición de personas u objetos vistas a través de un lente de aumento o pequeño agujero), calabozos y distopía.

Janet dejaba la escena aun descalza, mientras alrededor de las mirillas destacaba la grasa y suciedad que dejaban los espectadores por el elemental roce con la superficie al apoyar su frente.

Conoce ala serie de performance «In Situ»

Otros contenidos que podrían ser de tu interés