meritbetmeritroyalbet girişmeritroyal betmadrid betelexusbetelexusbet giriş Justicia elevó penas para detectives que asesinaron a estudiante de periodismo en 1980 | Museo de la Memoria y los Derechos Humanos
Justicia elevó penas para detectives que asesinaron a estudiante de periodismo en 1980

06 de junio, 2022

  • José Jara Aravena, alumno de la Universidad Católica y militante del MIR, fue secuestrado y torturado durante 11 días por funcionarios de Investigaciones.
  • La Corte de Apelaciones de Santiago endureció la sentencia al estimar que la alevosía del crimen da cuenta de un homicidio calificado, no un homicidio simple.

La Corte de Apelaciones de Santiago elevó este viernes a 10 años y un día de cárcel las penas contra los funcionarios en retiro de la Policía de Investigaciones Eduardo Segundo Rodríguez Zamora y Nelson Byron Víctor Lillo Merodio, en calidad de autores del homicidio calificado del estudiante de periodismo José Eduardo Jara Aravena.

En un fallo unánime, la Novena Sala del tribunal de alzada endureció la pena por el crimen, tras establecer que los hechos acreditados en la causa -que Jara murió a consecuencia de los golpes y torturas que recibió de sus captores entre julio y agosto de 1980– configuran el delito de homicidio calificado y no de homicidio simple, como consideró la sentencia de primera instancia.

“En este caso, la calificante aplicada es la alevosía; esto es, obrar a traición o sobre seguro”, razonaron los jueces, recordando que “la víctima estaba detenida en un recinto clandestino, con claros signos de presentar problemas de salud graves producto de los interrogatorios a los que fue sometido. De hecho, es reconocido por otras víctimas de secuestro por sus constantes quejidos de dolor”, indica la sentencia.

Al alumno de la Universidad Católica y militante del MIR “no se le prestó auxilio en ningún momento, pese a su evidente y deteriorado estado de salud”.

El tribunal de alzada confirmó, en tanto, los 541 días de presidio para Rodríguez Zamora y Lillo Merodio como autores de aplicación de tormentos a Cecilia Isabel Alzamora Vejares, compañera de estudios de Jara.

En el aspecto civil, el tribunal elevó la indemnización que los condenados deberán pagar solidariamente a cada uno de los demandantes, monto que fijó en 100 millones de pesos para el hijo de Jara Aravena y la misma cifra para la víctima sobreviviente (ver archivo adjunto).

SECUESTRO, TORTURA Y MUERTE

En su investigación, el ministro en visita Mario Carroza estableció que el 23 de julio de 1980, Cecilia Alzamora, de 23 años, viajaba junto a José Jara en un taxi colectivo por Avenida Eliodoro Yáñez con Los Leones, en la comuna de Providencia, y una camioneta particular les obstruyó el camino, descendiendo de ella un grupo de hombres vestidos de civil fuertemente armados, quienes en forma rápida los sacaron, les vendaron la vista y los trasladaron hasta el entonces Cuartel Central de la Policía de Investigaciones, ubicado en calle General Mackenna.

Posteriormente fueron trasladados a una casa ubicada en Calle Obispo Orrego N° 241, en Ñuñoa, que en ese entonces pertenecía a Investigaciones, y allí continuaron los interrogatorios con apremios físicos y psicológicos para consultarles acerca de sus actividades políticas

El 2 de agosto de 1980, cerca de las 04:35 horas, Cecilia Alzamora y José Jara fueron retirados del lugar de encierro, con la vista vendada, y subidos a un vehiculo para ser llevados hasta un sitio eriazo del sector alto de la comuna de La Reina, donde fueron liberados.

“Cecilia Alzamora, al quitarse la venda de los ojos, pudo observar la terrible condición de salud en la cual se encontraba su amigo José Jara, y con esfuerzo logran llegar (ambos) hasta uno de los domicilios del sector, bajo el pretexto que habían sido asaltados y solicitan a sus moradores que les llamen una ambulancia, la cual finalmente les traslada hasta la Posta N° 4. En dicho centro asistencial, el médico de turno pudo constatar la muerte de José Jara Aravena, la cual acaeció a las 08:15 horas de ese día 2 de agosto de 1980, siendo la causa principal de su deceso un Síndrome Purpúrico, esto es, un shock con signos de la acción de corriente eléctrica en algunas zonas del cuerpo unido a una anemia intensa, resultado de una acción de terceros”, indica el escrito judicial (ver archivo adjunto).

Fuente: Cooperativa

Otros contenidos que podrían ser de tu interés