Ley reservada se presenta en importantes museos del país interpelando los años de calma y violencia de la historia de Chile | Museo de la Memoria y los Derechos Humanos
Ley reservada se presenta en importantes museos del país interpelando los años de calma y violencia de la historia de Chile

6 de diciembre, 2022

La obra de la artista y directora de la Bienal de Arte Contemporáneo SACO, Dagmara Wyskiel, estará disponible hasta abril de 2023, tanto en el Museo Ruinas de Huanchaca, en Antofagasta, como en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, en Santiago, invitando a los asistentes de ambos espacios a reflexionar sobre el ejercicio de memoria y revisión histórica que propone la muestra. Felipe Ugalde

Durante la inauguración en el Museo Ruinas de Huanchaca en Antofagasta, el doctor en Historia y Antropología, Damir Galaz-Mandakovic, quien además es el autor del marco metodológico de la investigación, destacó que “este proyecto cuestiona el guión narrativo que ha estructurado la memoria, la política y la sociología chilena, buscando problematizar cómo la historia de Chile es conflictiva y violenta, y cómo ha ido estructurando un proceso de necropolítica, donde la muerte es el resultado más sencillo que ha buscado el Estado para resolver conflictos en distintas coyunturas”.

Allí, la muestra está compuesta por 213 placas metálicas y una cinta transparente que llevan pintados a mano con color rojo los años de violencia y con blanco los de calma. Una voz desde una pantalla frente a las placas relata los acontecimientos ocurridos en aquellos años y una animación donde la cinta recorre lugares emblemáticos, como el Memorial de Calama de la Caravana de la Muerte, son parte de las dos piezas audiovisuales que complementan la obra.

Por otra parte, la museografía del Museo de la Memoria en Santiago permite a las personas caminar por la historia de Chile y mirarla desde arriba, propiciando una experiencia diferente, al igual que la cinta, que allí se encuentra en la explanada y está en permanente movimiento. En palabras de Dagmara Wyskiel, ”da la sensación de que la historia no es algo estático, sino que es algo en permanente movimiento y que tu lectura depende del ángulo y el momento, que te permiten percibirla desde diferentes perspectivas”.

Para el curador y máster en Literatura Comparada, Pedro Donoso, la propuesta “ensaya una forma de unir los hilos que entrelazan las distintas formas del poder militar y la conformación de la violencia histórica que levanta a un país cuyo lema patrio es por la razón o la fuerza. La paradoja subraya la mantención de una fuerza bélica cuyo carácter destructivo se torna en la posibilidad de preservación de un orden. ¿Qué orden es ese? Y la pregunta siguiente, ¿debe todo orden social ser el resultado de una razón que finalmente se garantiza a través de una maquinaria bélica? Por la razón de la fuerza, sería tal vez un lema más sincero. De momento, el silencioso repaso de estas cifras es el único ensayo de respuesta”. 

“Estos proyectos buscan transparentar y hallar en el pasado los argumentos que nos permitan mejorar como sociedad y, sobre todo, evitar que estos hechos se vuelvan a repetir. En la memoria siempre vamos a encontrar espacios para pensar en futuros mejores”, fue una de las reflexiones de Galaz-Mandakovic durante su discurso en Antofagasta.

Fuente: SACO

Otros contenidos que podrían ser de tu interés