meritbetmeritroyalbet girişmeritroyal betmadrid betelexusbetelexusbet giriş Presidenta del directorio del MMDH relata experiencia en seminario internacional sobre espacios para la memoria y la reconciliación en El Salvador | Museo de la Memoria y los Derechos Humanos
Presidenta del directorio del MMDH relata experiencia en seminario internacional sobre espacios para la memoria y la reconciliación en El Salvador

En el marco del Día de los Derechos Humanos y de la conmemoración de los 25 Años de los Acuerdos de Paz, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) realizó el Foro Internacional “Lugares para la Memoria”.

Este,  que se organizó en coordinación con el Ministerio de Relaciones Exteriores, tuvo como objetivo propiciar el intercambio y la reflexión sobre la construcción de espacios oficiales para la memoria en sociedades posconflicto.

La iniciativa también se enmarcó en una serie de diálogos nacionales e internacionales sobre memoria y cultura de paz, a partir de los cuales se busca identificar puntos de encuentro de la sociedad salvadoreña  alrededor de la idea de creación de un Museo Nacional de Memoria y Reconciliación.

En el evento participaron como ponentes la presidenta del Directorio del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos de Chile, María Luisa Sepúlveda; el director del Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti, de Argentina, Eduardo Jozami; el director del Museo de la Palabra y la Imagen de El Salvador, Carlos Enrique Consalvi y el director del Memorial para la Concordia de Guatemala, Julio Solórzano Foppa.  Ellos y ellas, además de compartir sus experiencias en el diseño, consolidación y gestión de estos espacios, participaron en un conversatorio moderado por la escritora salvadoreña Vanessa Nuñez Handal.

Para los salvadoreños, la instalación del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos en Chile es una experiencia muy importante de conocer.

¿Cómo están visualizando los salvadoreños generar un lugar para la memoria.  ?

Los salvadoreños terminan la guerra hace 14 años y hubo un acuerdo de paz. El tema no es fácil, porque ellos no se han puesto de acuerdo en qué víctimas son las que entrarían en el relato. Hay ciertas posiciones que manifiestan que sólo estén consideradas las víctimas de los agentes del Estado, pero los familiares de las víctimas de la guerrilla, también quisieran ser incluido. Hay una cierta tensión en esto, pero creo que van camino a resolverlo. Lo que no se ve claro con qué apoyo cuentan del aparato del Estado. No es el caso de Chile, que contó con el apoyo de la Presidenta de la República.

¿Cómo acogieron la experiencia chilena?

Les sirvió mucho para el trabajo que están desarrollando. Ellos están en una etapa muy incipiente, entonces apreciaron mucho nuestra experiencia del cómo fuimos haciendo alianzas, de cómo fuimos conversando con las víctimas, con el Estado. Querían saber el cómo logramos levantar este Museo en tres años, de carácter nacional, a partir de los relatos de los Informe de Verdad y Justicia. Este Museo en general es muy requerido para asistir técnicamente la creación de espacios de memoria.  

¿Qué es lo que más se valora?

 Lo más importante es que les mostramos que sí es posible. Tampoco aquí había conocimiento previo. Nadie había hecho un Museo de la Memoria o Derechos Humanos, ni museógrafos chilenos que se hubieran enfrentado a este tema. Fuimos trabajando y uniendo conocimiento entre los que sabíamos lo que eran estos Informes y la importancia de representar una memoria para el público que nos visita.

¿Cómo logra un país llevar a cabo el reto de construir un espacio de memoria?

Creo que es muy importante el rol que juega ahora en El Salvador, Naciones Unidas. En Perú fueron los alemanes y franceses quienes apoyaron con recursos a la infraestructura. Por lo tanto, países con menos apoyo financiero tal vez no puedan construir un edificio, pero sí apropiarse de un espacio público. Lo importante es que el país se comprometa con revisitar su memoria.

  A la actividad asistieron funcionarios de Gobierno, representantes del cuerpo diplomático y de la cooperación internacional, académicos, jóvenes, empresa privada, representantes de asociaciones de víctimas, representantes de organizaciones de la sociedad civil y miembros de los consejos nacionales de diálogo, entre otros sectores.

Durante el foro también se mostró la exposición itinerante “La Memoria de las Luciérnagas. Testimonios de mujeres sobrevivientes de El Mozote y sitios aledaños”, que es una iniciativa de  la Secretaría de Cultura de la Presidencia, a través del Museo Nacional de Antropología Dr. David J. Guzmán (MUNA), y el Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer (ISDEMU).

Otros contenidos que podrían ser de tu interés